DÍA 28

DOMINGO, día 28 de octubre de 2018
XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

PRIMERA LECTURA
Congregaré a ciegos y cojos

Lectura del profeta Jeremías. 31, 7-9.
Pues así dice Yahveh: Dad hurras por Jacob con alegría, y gritos por la capital de las naciones; hacedlo oír, alabad y decid: <<Ha salvado Yahveh a su pueblo, al Resto de Israel!>>
Mirad que yo los traigo del país del norte, y los recojo de los confines de la tierra. Entre ellos, el ciego y el cojo, la preñada y la parida a una. Gran asamblea vuelve acá.
Con lloro vienen y con súplicas los devuelvo, los llevo a arroyos de agua por camino llano, en que no tropiecen. Porque yo soy para Israel un padre, y Efraín es mi primogénito.

Palabra de Dios

Salmo responsorial
Sal 125, 1-2ab. 2cd-3. 4-5. 6
R/ El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres.

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, nos parecía soñar; La boca se nos llena de risa, la lengua de cantares.
R/
Hasta los gentiles decían: <<El Señor ha estado grande con ellos.>> El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres.
R/
Que el Señor cambie nuestra suerte, como los torrentes de Negueb. Los que sembraban con lágrimas, cosechan entre cantares.
R/
Al ir, iba llorando, llevando la semilla; al volver, vuelve cantando, trayendo sus gavillas.
R/

SEGUNDA LECTURA
Tú eres Sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec

Lectura de la carta a los Hebreos. 5, 1-6.
Porque todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y está puesto en favor de los hombres en lo que refiere a Dios para ofrecer eones y sacrificios por los pecados; y puede sentir compasión hacia los ignorantes y extraviados, por estar también él envuelto en flaqueza. Y a causa de esa misma flaqueza debe ofrecer por os pecados propios igual que por los del pueblo. Y nadie se arroga tal dignidad, sino el llamado por Dios, lo mismo que Aarón.
De igual modo, tampoco Cristo se apropio la gloria del Sumo Sacerdocio, sino que la tuvo de quien le dijo: Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy. Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre, a semejanza de Melqisedec.

Palabra de Dios

EVANGELIO

Maestro que pueda ver

Lectura del santo Evangelio según San Marcos. 10, 46-52.
Llegan a Jericó. Y cuando salía de Jericó, acompañado de sus discípulos y de una muchedumbre, el hijo de Timeo (Bartimeo), un mendigo ciego, estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que era Jesús de Nazaret, se puso a gritar: <<Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí!>> Muchos le increpaban para que se callara. Pero él gritaba mucho más: <<Hijo de David, ten compasión de mí!>> Jesús se detuvo y dijo: <<Llamadle.>> Llaman al ciego, diciéndole: <<Animo, levántate! Te llama.>> Y él, arrojando su manto, dio un brinco y vino donde Jesús. Jesús dirigiéndose a él, le dijo: <<Qué quieres que te haga?>> El ciego le dijo: <<Rabbuní, que vea!>> Jesús le dijo: <<Vete, tu fe te ha salvado.>> Y al instante, recobró la vista y le seguía por el camino.

Palabra de Dios